domingo, 26 de marzo de 2017

猩猩王 (1977)

También conocida como "Goliathon", "The Mighty Peking man" y "Colossus of Congo". El título original se traduce como "El gran King Kong".

Un terremoto en una zona remota de los Himalayas liberó a un gorila gigante y lo primero que hace es destruir un poblado. Desde Hong Kong la noticia es recibida con optimismo por unos empresarios ya que planean capturarlo vivo.

Previo a esta película se estrenó otra más con un gorila gigante que ya comenté durante uno de mis especiales sobre tiburones, se trata de "Ape" (1976).

Hacen uso de maquetas y el monstruo es, de nuevo, un tío disfrazado. Recuerda mucho a "Gojira" (1954), incluso sus bramidos son similares. Aunque eso tiene mucho sentido ya que China en los años 70 intentaba copiar lo mejor de las películas japonesas.

Para darle un puntito extra de gracia recomiendo la versión doblada al inglés (de EEUU). Son unos dobladores malísimos, no llegan al nivel de los rusos pero casi. Se saltan algunas frases y parece que la tradujesen a boleo. Sólo hay que ver lo de llamar al gorila gigante "The Peking Man".

Me encanta la escena en la que les ataca un tigre y uno de ellos se pone a hacer lucha libre con el animal. Usaron un tigre real y la enfocan como si realmente estuvieran peleando pero no hay que fijarse demasiado para ver que en realidad están jugando. Aunque lo mejor es cuando le arranca una pierna de un bocado y luego uno decide matarlo para que no sufra.

Y así sin más aparece una mujer rubia vestida con lo mínimo y que se desplaza por la selva usando lianas. Además no habla apenas chino pero es capaz de comunicarse con el gorila gigante (porque son amiguitos de toda la vida).

Contiene escenas románticas, acción, animales reales, un gorila gigante y algo de comedia (aunque no siempre intencionada). Supera de largo todos los subproductos que fueron surgiendo a partir de la primera película de King Kong.

De hecho si hubieran tenido los mismos medios que con el remake de 1976 también la superaría. En especial por la parte final, es simplemente brutal. Destrucción a lo bestia, explosiones por doquier, se ve más claramente como hieren al monstruo y su duración, parece que no vaya a terminar nunca (pero en plan épico).

Me ha encantado, la he disfrutado de principio a fin. No es ningún peliculón pero merece la pena verla.

Numero de visitas totales: