domingo, 4 de noviembre de 2012

¡No, hija, no! (1987)

Como siempre se ha dicho: "una de Ozores".

El candidato a la alcaldia Alejandro Costa ha conseguido con su labia que las encuestas le den como favorito a ganar las elecciones aunque sin mayoria por ello decide empezar negociaciones con el partido rival. Pero en la noche anterior a las votaciones las cosas se complican enormemente cuando primero pide una masajista que resulta ser una prostituta y mas tarde unos ladrones entran en su casa.

Es una satira politica a la vez que una comedia de situacion en la que Ozores hace uno de sus mejores papeles. De hecho toda la accion gira en torno a el apoyado por su mejor amigo al que intenta explicar cada cosa que le va sucediendo, sin exito. Y es que, como no podia ser de otro modo, hace uso de su clasica verborrea absurda que nadie parece comprender.

En la parte politica vemos un ataque claro a los chanchullos que se llevan en los ayuntamientos explicando, concejalia a concejalia, quienes son los que mas dinero manejan (ergo roban). Pero tambien vemos un ataque a las constructoras y hay una frase que me ha encantado "Es como si un alcalde se dedicase a mover estatuas de un lugar a otro porque si" XD.

Tenemos a Antonio Ozores de protagonista pero tambien salen Juanito Navarro y Emma Ozores como los ladrones, haciendo de padre e hija ademas, Florinda Chico y Emilio Laguna como el equipo de la oposicion y Gracita Morales como Piluca. Todos tienen su momento y sus frases.

Muy al estilo teatral, salvo un par de escenas al principio y un momento en el que salen con el coche, toda la accion transcurre en la casa del protagonista. Y de hecho la forma en que entran y salen los personajes recuerda mas a un escenario de teatro que a un pelicula.

Es de esas peliculas que se hicieron durante decadas (60-80 sobretodo) pero que de repente desaparecieron en pos de un cine español mas moderno a la par que exigente.

Claro que del cine actual muy pocas llegan a despuntar y menos a traspasar la barrera de los años como lo hacen estas comedias que, aunque tengan sus años, tratan temas muy cercanos que siguen en vigor aun hoy en dia.

Y eso es precisamente la grandeza de este cine desenfadado y sin ningun tipo de animo mas alla de la critica social del momento. Y por ello merece la pena volver a verlas de vez en cuando, yo diria que sirven para desconectar y pasar un buen rato.

Numero de visitas totales: