miércoles, 16 de noviembre de 2016

Rabid (1977)

Aquí la titulamos "Rabia".

Una mujer queda en coma tras un accidente de moto, un doctor le cura las quemaduras de su cuerpo con un tratamiento novedoso. Un mes más tarde se despierta de repente y mata a un hombre, volviendo al estado vegetativo tras ello, con lo cual nadie sospecha de ella.

Protagonizada por Marilyn Chambers, una actriz porno famosa por protagonizar una escena con Johnny Keyes de 45 minutos en la que ella terminó desmayándose, lo cual resultó demasiado para aquella época donde el sexo interracial aún era tabú. También participó en algunas escenas con John Holmes y fue de las primeras en rasurarse la entrepierna por completo (curiosamente hoy en día se reivindica el pelo otra vez, arreglao eso sí).

David Cronenberg fue quien le dió el salto a las películas comerciales con este título, aunque debido a su pasado los estudios le impidieron que hiciese más. Personalmente opino que no hace un mal papel, el único pero son las tetas gratuitas que en cualquier otra película me parecerían un plus.

La podría encasillar en la subcategoría película de "infectados" a la que también pertenece por ejemplo la infame "28 Days Later" (2002). Aunque la principal diferencia es que aquí vemos la gestación y origen del virus.

Es importante también hacer notar que el ambiente de terror es mucho mejor que el de películas más modernas y que incluso llega un punto en que se aconseja al público en general que disparen a matar cuando vean a alguno de los infectados porque no hay cura. De hecho llega un punto en que hay brigadas de "limpieza" y todo para quitar la sangre de los recién asesinados.

Claro que es una producción canadiense, la principal diferencia con sus vecinos del sur es que saben usar más de dos neuronas a la vez y que comprenden el significado de la palabra civilización. Y aunque tras las últimas elecciones es demasiado fácil meterse con los estadounidenses, yo siempre les he llamado estúpidos, será por razones.

Pero bueno, que me desvío, gran película. Podría tener una secuela en plan mundo postapocalíptico pero resulta que a veces no es necesario hacer más de una película cuando la primera es buena, por muy de moda que esté hoy en día.

Numero de visitas totales: