martes, 2 de febrero de 2016

The Party at Kitty and Stud's (1970)

También conocida como "Italian Stallion".

Kitty y Stud son una pareja que disfrutan practicando el sexo. Tras una de sus sesiones deciden dar una fiesta con mucho sexo y drogas.

No os quejaréis de la alta calidad de los filmes que trae este blog, siempre lo mejor de lo mejor, la excelencia pura en la selección de títulos. Y ahora en serio, ésta es la película en la que debutó nada más y nada menos que Sylvester Stallone.

La película obtuvo mucha fama al ser relanzada paralelamente al estreno de "Rocky" (1976). También erróneamente se cree que es la película por la cual le apodaron "el potro italiano", mas bien la cosa es al revés. Ese apodo aparece en "Rocky" (1976) y para darle más cancha a esta película decidieron cambiarle el titulo por "Italian Stallion", también tuvo otro titulo en Europa: "Bocky".

Era una mala época para el actor cuando la hizo, de hecho tan solo cobro 200 dólares por un par de días de trabajo. Acababan de echarle de su piso y estuvo viviendo en la calle durante unos días durmiendo en una estación de autobuses de Nueva York, su única salida era o hacer esta película o meterse en el mundo de la delincuencia.

Una vez el actor se hizo famoso intentaron chantajearle, le pidieron 100.000 dólares con tal de no sacarla a la luz, su respuesta fue que no daría ni dos dólares por ella.

El mito sobre si era porno fue rebatido tras comprobar una versión original del film ya que se hicieron varias ediciones de forma piratilla alrededor del año 2007 en las que sí que incluyeron alguna escena porno.

Según el propio Stallone hoy en día seria apta para todos los públicos, yo tanto no me atrevería a decir. Prácticamente toda la película son escenas de desnudos.

A medida que la veía me parecía más cómica, sobre todo los comentarios de la chica en plan "oh, me pone tan caliente". Y las caras que pone Stallone no ayudan precisamente.

Me recuerda demasiado a "Flesh" (1968) de Andy Warhol, solo que mas dinámica y ridícula. De hecho esa es la palabra para definirla, ridícula en toda su extensión. Desde la escena de Stallone sacando musculitos delante del espejo, a los bailes o a los pocos diálogos que tiene, es todo tan cómico.

Numero de visitas totales: